coche glp

Qué vehículos puedo adaptar a GLP

Los coches de gasolina pueden transformarse a GLP, pero deben cumplirse ciertas condiciones y requisitos técnicos para cumplir con la normativa de la DGT y conseguir la etiqueta ECO. El GLP es el gas licuado y la alternativa preferida para muchos, incluyendo a fabricantes de coches que tienen modelos con Autogas que aceptan tanto gasolina como GLP.

Además, existe la tendencia de convertir los coches de gasolina en compatibles con gas licuado, muchas personas dudan que esta transformación pueda ser eficiente. Pero si, es posible disfrutar de las ventajas del GLP como consumir menos energía y contar con la etiqueta ECO sin tener que comprar un coche nuevo.

Es posible contar con un coche híbrido con motor bifuel, que permite dos depósitos. Uno térmico o de gasolina, que funcionan con gasolina o GLP. Un coche a gasolina convencional puede ser adaptado con un depósito para gas GLP. Pero, existen diferencias técnicas y es necesario adaptarlo. Igualmente, es necesario compartir con la normativa y los requisitos que se exigen para poder convertir un coche en GLP. Su transformación requiere que sea apto para contar con la etiqueta ECO de la DGT.

Los coches a gasolina que pueden convertirse son los matriculados desde 1995 hasta el 2001, que cumplan con la norma EURO 3, ya que son de inyección directa y permiten el cambio e instalación de un segundo juego de inyectores con facilidad, en un taller especializado, para adaptarlo a los dos combustibles por separado, sin que la temperatura suba excesivamente.