autocaravana glp girona

Convertir una autocaravana en GLP

Una tendencia muy actual entre los propietarios de autocaravanas es convertirlas en GLP, la principal ventaja de ello es que este combustible es menos costosos que la gasolina, el diésel y el gas (propano o butano), y a pesar de de ser un combustible fósil es menos contaminante

El gas licuado del petróleo conocido por sus siglas GLP tiene un comportamiento similar al de la gasolina en el interior de un motor de combustión, ya que el combustible es inyectado a los cilindros en lugar de ser comprimido, por lo que se puede adaptar fácilmente a motores de gasolina y gas natural. Sin embargo, no es posible hacerlo en motores diésel.

Para convertir una autocaravana en GLP se puede cambiar los cilindros de gas (propano o butano) por cilindros para GLP, incluso si se desea se puede cambiar un solo cilindro, para lo cual es necesario instalar sistema regulador Duocontrol que cuenta con una salida para bombonas de gas y otra para GLP.

También es posible instalar un tanque de GLP en la autocaravana, estos tanques son de aluminio y tienen una capacidad que oscila entre los 60 y los 100 litros, generalmente se colocan debajo del chasis en la parte posterior del vehículo. La ventaja del tanque es que brinda mayor autonomía y no se necesita cambiar de botella, además cuenta con un indicador de nivel que permite un mayor control del suministro.

Luego de determinar el sistema de almacenamiento de GLP, lo siguiente es ajustar el sistema de suministro de combustible, en la mayor parte de Europa el suministro de GLP se realiza a través de un puerto externo estándar que permite una recarga similar a la de cualquier combustible, es decir puede llenarse en gasolineras.

Actualmente existen cinco tipos de puertos externos, la ventaja es que el puerto externo cuenta con ellos, solo hay que girar el hilo externo y seleccionar el adecuado.

Una vez se haya terminado con el proceso de convertir una autocaravana en GLP, es necesario realizar las pruebas pertinentes para garantizar que el vehículo cumple con la norma UNE-EN 1949, que defina los requisitos de estanqueidad y resistencia del nuevo sistema. Luego de cubrir este requisito se contará con un certificado de instalación.