Cómo pasar la ITV a tu coche GLP

La etiqueta ECO de la DGT identifica a los usuarios que han decidido sumarse a la tendencia de tener las ventajas de contar con energía del gas licuado de petróleo en sus coches. Es una tecnología innovadora que gana cada vez más espacio.

Para pasar la ITV de los turismos con tecnología GNC o GLP, se tienen en común las inspecciones de sus sistemas mecánicos, como de dirección, frenos, iluminación. Pero, los autos con sistema de gas natural GNC o gas licuado GLP cuentan con depósitos de combustible para almacenar gas y gasolina, al mismo tiempo.

En cuanto a la inspección de su tanque de gasolina, se evalúa su estado y se conoce si tiene daños como óxido o grietas. También, se aprecia el estado del tanque de agua y fecha de caducidad de su vida útil, que no exceda los 20 años desde su producción. Son análisis que aprueban el sistema de estanco y descartan posibles fugas. También, la vigencia del informe de la botella del coche.

Para los coches alimentados con gas natural comprimido, la ITV exige inspecciones cada 48 meses desde su matriculación o puesta en servicio del sistema, para comprobar el cambio de botellas, cuando haya sido necesario.

Se necesita de informe o certificación de la estanqueidad de sus depósitos donde se verifique al menos cada cuatro años, el buen funcionamiento de su circuito. De no contar con dicho informe, se puede interpretar como un defecto grave en el coche. Pero, en ITV se debería certificar la condición del vehículo.

El otro caso son los tanques de almacenamiento GLP, un tipo de sistema que necesita una inspección luego de diez años de la fabricación de su tanque de almacenamiento de combustible. Es una certificación técnica que se produce mediante inspecciones más distanciadas, dado que la presión de almacenamiento del GLP es menor.

En nuestro taller mecánico de Girona somos expertos en cualquier modificación de su vehículo a GLP, pide información sin compromiso.