Qué vehículos puedo adaptar a GLP

Los coches de gasolina pueden transformarse a GLP, pero deben cumplirse ciertas condiciones y requisitos técnicos para cumplir con la normativa de la DGT y conseguir la etiqueta ECO. El GLP es el gas licuado y la alternativa preferida para muchos, incluyendo a fabricantes de coches que tienen modelos con Autogas que aceptan tanto gasolina como GLP.

Además, existe la tendencia de convertir los coches de gasolina en compatibles con gas licuado, muchas personas dudan que esta transformación pueda ser eficiente. Pero si, es posible disfrutar de las ventajas del GLP como consumir menos energía y contar con la etiqueta ECO sin tener que comprar un coche nuevo.

Es posible contar con un coche híbrido con motor bifuel, que permite dos depósitos. Uno térmico o de gasolina, que funcionan con gasolina o GLP. Un coche a gasolina convencional puede ser adaptado con un depósito para gas GLP. Pero, existen diferencias técnicas y es necesario adaptarlo. Igualmente, es necesario compartir con la normativa y los requisitos que se exigen para poder convertir un coche en GLP. Su transformación requiere que sea apto para contar con la etiqueta ECO de la DGT.

Los coches a gasolina que pueden convertirse son los matriculados desde 1995 hasta el 2001, que cumplan con la norma EURO 3, ya que son de inyección directa y permiten el cambio e instalación de un segundo juego de inyectores con facilidad, en un taller especializado, para adaptarlo a los dos combustibles por separado, sin que la temperatura suba excesivamente.

Qué es el gas licuado

El GLP o gas licuado de Petróleo es una mezcla donde se presenta el gas natural con disueltos en petróleo o de gas butano y propano presentes en el petróleo crudo y en el gas natural. En el proceso de refinado de petróleo, se puede obtener como subproducto de la destilación fraccionada catalítica. Pero, la temperatura y presión también permiten licuar el gas y conseguir que a alta presión se licue un gas, para almacenarlo en cilindros y transportarlo para poderlo usar.

Hay que destacar, que el gas licuado es inflamable y transparente o incoloro como el agua en su estado líquido. En su forma natural no huele, pero se le agrega una sustancia para detectarlo en caso de fugas.

Es un combustible limpio y amigable con el ambiente porque no produce residuos, ni malos olores. Por lo demás, al quemarse mantiene un equilibrio con el oxígeno. Sin embargo, puede ser tóxico al desplazar el oxígeno, no debe respirarse por mucho tiempo. Igual, puede almacenarse en áreas bajas en caso de fugas.

Es un combustible muy económico y rendidor. El propano C3H8, es un hidrocarburo alifático que se obtiene de la refinación del petróleo, que es incoloro y limpio, se usa comúnmente como combustible doméstico e industrial.

Mientras, que el butano C4H10, es un gas incoloro derivado luego de la refinación y también, es un hidrocarburo alifático pero inflamable que de la misma forma, tiene uso doméstico para cocinar, generar calor y en el transporte e industrias para la refrigeración como propelente, en aire acondicionado y solvente en otros procesos.

Ventajas del sistema energético GLP en España

Las alternativas al diésel son la tendencia de los últimos años, pero muchas personas dudan comprar coches dotados con tecnologías innovadoras, como el GLP o LPG, gas licuado de petróleo, que también se conoce como auto gas, ya que se trata de una mezcla del gas natural refinado y petróleo. Este tiene un costo casi del 50% menos que el diesel o gasolina.

Una de sus ventajas es que adaptar un motor a gasolina al sistema de GLP es también económico y muy sencillo, con la ventaja que son coches que su tratamiento especial les otorga la etiqueta ECO.

Los motores a GLP como bifuel funcionan igual que cualquier motor de gasolina, porque pueden funcionar tanto con gasolina como con GLP. Pero, lo más económico y adecuado es adaptarse al funcionamiento GLP para reducir el consumo de combustible al mínimo cuando no se tenga más opción.

Un coche a GLP incluye un depósito de gas en su maletero e incorpora un orificio para repostar el gas hacia unos conductos que llegan al motor y que aseguran su entrada al igual que la gasolina. Son coches bi-fuel para funcionar en ambas modalidades.

En Italia o Polonia este tipo de coches es un verdadero éxito para lograr rutas más amigables con el medio ambiente. En España se consiguen estaciones de servicio que suministran GLP en las ciudades y municipios más grandes, donde se hace su repostaje con un conector especial y un adaptador para conectar el depósito y la manguera de suministro.

Qué coches pueden adaptarse al mecanismo GLP

En el mercado de las nuevas tecnologías, como el GLP de gas licuado y el GNC de gas natural comprimido, está a disposición de los usuarios que cuenten con automóviles adaptados a las nuevas necesidades energéticas y ambientales de nuestros días, las cuales son parecidas en su mecánica y funcionamiento.

La gran diferencia se presenta en las marcas de automóviles que las adoptan. El GLP es adoptado para los coches de Renault, Fiat, Dacia y Opel y el GNC es adoptado por marcas automovilísticas como Volkswagen y SEAT.

También, hay diferencias técnicas entre ambas modalidades, como en su sistema de almacenamiento y el estado físico del combustible. En cuanto a la presencia del GLP para suministro de gas licuado, se hace la gran diferencia ya que esta tendencia cuenta con una red de distribución con un gran número de estaciones de servicio y centros de repostaje.

En ese orden, los españoles que viven en cualquier ciudad tienen asegurado su suministro. Mientras que los conductores que seleccionen automóviles con GNC deben estar atentos si su coche contará con estaciones de reportaje en sus localidades y planificar sus viajes para regiones donde pueda usar gas o utilizar gasolina en sus traslados donde no pueda repostar.

Cuando deciden adaptar un coche a GLP, los costos de inversión en su adaptación se retornan muy rápido, dado el ahorro en los costes de suministro de combustible, ya que es una tecnología más económica. Los expertos aseguran que entre los 50.000 y 60.000 km de recorrido ya se ha amortizado la inversión.